Pues empezaron las campañas y algunos, como el PRD, lo hicieron el Domingo de Resurrección, como el PRI, que espera resucitar y salir del fondo de las encuestas donde está ubicado su candidato José Antonio Meade Kuribreña. El PRI, hay que reconocerlo, a nivel nacional tiene muchos simpatizantes y militantes que le pueden ayudar en el proceso de resucitar a quien hoy aparece como muerto, electoralmente hablando, y levantar a José Antonio Meade Kuribreña, pero en Michoacán se ve difícil que algo así pueda ocurrir sobre todo en lo que se refiere a la fórmula que aspira al Senado, es decir Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela y Xóchitl Gabriela Ruiz González, un dúo que no garantiza nada al PRI. El primero de ellos ha sido alcalde de Zitácuaro donde fue señalado por malos manejos y  un desvío de 39 millones de pesos e incluso se llegó a mencionar que estaba inhabilitado, pero argumenta que eso ya prescribió y ahí sigue. Por su parte Ruiz González tuvo un gris paso como diputada cargo al que llegó por la vía plurinominal ampara por el todavía senador Ascención Orihuela Bárcenas. En la CNOP, Xóchitl no hizo nada relevante y creo que los afiliados a esa organización satélite del tricolor le habrán de cobrar factura.*

Con esto no quiero, de ninguna manera, quiero que se suponga que hay simpatía para los aspirantes por la coalición Por Michoacán al Frente, el perredista Antonio García Conejo y la panista Alma Mireya González Sánchez, un binomio que va contra natura ideológica y que se unen por el poder por el poder. Aunque para mí era mejor candidato Carlos Torres Piña, el peso del hermano de García Conejo, o sea el gobernador Silvano Aureoles Conejo, fue factor determinante para que los consejeros se decantaran por el hombre que se desnudó en la Cámara Baja del Congreso de la Unión y que en la Cámara Legislativa de Michoacán no hizo nada relevante, únicamente se le recuerda por el circo que armó cuando tomo protesta como diputado.*

Y hablando del Congreso Local, qué manera de exhibirse de la presidenta de la Mesa Directiva, Juanita Noemí Ramírez Bravo, al intentar dar un albazo citando a una sesión extraordinaria ilegal con la intención de aprobar el endeudamiento del ayuntamiento que encabeza “el independiente” Alfonso Martínez Alcázar para la Ciudad Administrativa y el OOPAS que rebasa los mil millones de pesos. La primera reacción fue del legislador priista Mario Armando Mendoza Guzmán quien se negó a participar en esa sesión y posteriormente la bancada panista tomó la tribuna y así se frustró ese madruguete y aunque se negaron sobornos por parte del ayuntamiento de Alfonso Martínez Alcázar.., la duda queda.*

A quien corresponda

El Viernes Santo, entre las catorce quince y las catorce treinta horas, en la esquina formada por las calles Morelos y Avenida Madero un vehículo dio vuelta prohibida, viniendo, de oriente a poniente, sobre la Madero para ingresar a Morelos Sur ante la vista de dos policías a los que se les preguntó qué pasa con ese vehículo y su respuesta fue: “son turistas”, o sea que por el simple hecho de ser turistas les está permitido violar las reglas de tránsito, que absurdo, pero eso no queda ahí porque minutos después varios vehículos, ya con placas de Michoacán, realizaron esa vuelta prohibida y los policías siguieron sin hacer nada. No pude saber si eran policías estatales o municipales, pero sea cual sea su adscripción, la verdad es que están ahí como simples adornos y si fueron incapaces de actuar para algo que parece tan simple, dudo mucho que corran tras un ladrón de los que abundan en el Centro Histórico de la capital michoacana, uno de los lugares más inseguros de Morelia, pese a la policía de primer mundo que pregona tener “el independiente” Alfonso Martínez Alcázar.