La mano que mece la cuna

SAMUEL MALDONADO B.

Recientemente, Donald Trump y sus aliados franceses e ingleses, bombardearon la República Árabe de Siria, ubicada en la costa Oriental del Mediterráneo,  parodiando a lo que hicieron los Espantados Unidos y sus aliados, el Reino Unido y Francia, en la Republica de Irak, todo por considerar o suponer  que el gobierno de Saddam Husein, en el año de (1991,  tenía una enorme cantidad de armas químicas listas para ser utilizadas.

Nuestros temerosos vecinos y sus aliados, utilizaron como pretexto tal afirmación del Presidente  Norteamericano, para bombardear y terminar con la República de Irak. ¡ Y sí, efectivamente lo lograron!.

Poco después de los destrozos que hicieron los poderosos enemigos,  observadores internacionales de la ONU y periodistas de varios países, con certeza indicaron que Irak nunca había tenido armas químicas.

De las noticias de esa época, tomo el párrafo siguiente de Wikipedia:

 

“Estados Unidos y sus aliados, especialmente el Reino Unido, creían que Iraq poseía un arsenal de armas químicas no por el sistema de espionaje que realizaban, sino debido a las declaraciones propias y públicas que el propio Saddam Husein, impulsaba en el año de 1991”.[1]

 

El petróleo, durante muchos años, ha sido el protagonista de varias guerras, pues el mercado petrolero se mueve con los disparos de los cañones. En los años de 1990, en Irak, cayeron como buitres los soldados gringos (desde luego muchos morenitos y pocos blancos) y,  mientras exista la necesidad de los veneros que nos ha heredado el diablo, con cualquier pretexto, se podrá, no solo invadir y destruir gobiernos que piensen en el cómo desarrollar en mejor forma a sus pueblos y evitar que los poderosos intervengan en los asuntos que son, exclusivamente, competencia propi de cada Estado o país.

Todos, y siempre, deberíamos recordar que el petróleo no es eterno, que arteramente al atacar, como le ha sucedido recientemente  a Siria, país petrolero, los precios de éste se incrementan beneficiando a los mercaderes de lo mismo y haciendo más pobres, a quienes carecen de este energético.

EE.UU. y sus aliados, siempre tomando como pretexto las supuestas armas químicas utilizadas en contra de algunas familias sirias, dejan al descubierto, no las armas o el poderío de Siria,, sino la idiotez y locura de un hitleriano magnate en funciones de Presidente del país más poderoso que, junto con sus aliados,  dieron la orden de atacar a esta República de Siria

Salvado por los EE.UU,  actualmente Irak está peor que con Saddam Husein; desde luego que nuestro vecino del Norte no ha perseguido nunca el bienestar de Irak, sino solo el  apoderarse del petróleo y controlar los precios internacionales del mismo.

Las intervenciones de países aliados con el gobierno de los Estados Unidos, no ha

servido para aminorar la pobreza de los árabes en general, sino para mantener una guerra permanente de baja intensidad en ese continente Asiático.

Pocos de esos países son los que han mejorado su nivel de vida; al contrario, la guerra contra Palestina, por ejemplo, ha sido permanente durante decenas de años, ha causado miles y miles de muertes,  todo por mantener como baluarte la ciudad Santa de Jerusalén, no en poder de los judíos, y lo escribo con todo respeto para quienes profesen el judaísmo, sino para obedecer y depender de  Washington.

Genéricamente, los países árabes no han mejorado los  niveles de vida, con la algunos; al contrario, la guerra de los palestinos contra de los judíos ha sido mecida , por las manos de los Espantados Unidos.

 

[1] Muchos observadores políticos de la época, llegaban a la conclusión de que el Presidente de Irak mentía respecto a las armas químicas, buscando con lo anterior, detener cualquier intervención armada.