Pero no solo las autoridades, sino también la clase política, que ven en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, un botín político y económico nada despreciable, por el contrario, muy atractivo, de manera que las demás instituciones de educación superior que hay en nuestro estado, entre ellas los Institutos Tecnológicos, son despreciado y minimizados.
En efecto, no solo la nueva clase política que integra el Partido Movimiento de Regeneración Nacional -MORENA- sino algunas más que se autodenominan “De Izquierda”, han tomado como bandera de inversión política, la crisis financiera en que está sumida la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, exigiendo para la casa de Hidalgo, un presupuesto suficiente que solvente sus necesidades.
Por supuesto, dichas fuerzas políticas exigen del estado, que se entregue más dinero a nuestra universidad, pero en la mayoría de los casos, no exige a la par, una reingeniería en las formas de ejercer el presupuesto de que se dota a la nicolaita, como tampoco se señalan las causas endógenas de tal crisis financiera, como lo es su sistema de pensiones y jubilaciones, así como la manutención de los albergues estudiantiles.
Exigir una reingeniería en la administración de los recursos y en el sistema de pensiones y jubilaciones a más de la manutención de los albergues estudiantiles, implicaría de entrada, un divorcio con las fuerzas políticas que inciden determinantemente en la vida interna de la universidad, pues esa exigencia es atentatoria en contra de los intereses de dichas fuerzas políticas.
LOS TECNOLÓGICOS MARGINADOS
En nuestro estado, existen 17 Institutos tecnológicos, de los cuales 6 son federales y 11 estatales o descentralizados, los que en su conjunto atienden una población estudiantil de 31,893 alumnos, los que significan el 26.70% del total de la matricula de la educación superior de Michoacán, que es de 119,445 estudiantes.
Solo para que nos demos una idea de la discriminación que de los tecnológico se hace en Michoacán, hay que apuntar que mientras el gobierno del estado destina como aportación al presupuesto del Instituto Tecnológico de Morelia, la cantidad de 200 mil pesos, para la atención de 5,457 estudiantes, a la Universidad Michoacana le destina $1,305,310,000.00 para la atención de 38,647 estudiantes. (Datos de la UM, según su página de transparencia)
Los datos anteriores, con una simple operación aritmética, revelan en buena medida el trato discriminatorio a los tecnológico, pues mientras que por cada alumno del Tec de Morelia el gobierno estatal invierte o gasta, según se vea, 36.65 pesos; mientras que por cada alumno de la Universidad Michoacana invierte o gasta 33,775 pesos.
La desproporción anterior, hace que los tecnológicos de Michoacán tengan que recurrir a generar ingresos propios, haciendo que la ley de educación y la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, sean letra muerta en relación a la gratuidad de la educación, pues en promedio le cobran a cada estudiante que en ellos se matricule, la cantidad de 2,800 pesos por concepto de “inscripción”.
Los Institutos Tecnológicos Federales subsisten presupuestalmente, gracias a las aportaciones y apoyos de sus alumnos y padres de familia que realizan aportaciones voluntarias por concepto de inscripción y reinscripción, que se denominan ingresos propios o recursos no presupuestales, que permiten atender un sin número de necesidades para la operación de las Instituciones, por el presupuesto insuficiente por parte de la Federación y del estado de Michoacán, de no contar con estos recursos sería imposible poder atender las necesidades básicas que se requieren para la atención de una educación de calidad.
PARO DE BRAZOS CAÍDOS
Nativo de Morelia en donde he vivido toda mi existencia, no había escuchado que los maestros del Tecnológico de Morelia hayan realizado algún paro de labores, alguna huelga o toma, en razón de demandas salariales o de prestación alguna, empero, me sorprendido de sobre manera que, en los últimos meses, particularmente en el mes de agosto pasado, los trabajadores académicos de los tecnológicos no iniciaron el ciclo escolar.
En un comunicado, los trabajadores homologados no transferidos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), señalaron que se adeudaban bonos de productividad, de fomento educativo y de rezonificación por vida cara, los cuales forman parte de su salario y ante el retraso en su pago, “afecta la calidad de vida del trabajador” y por consecuencia de sus familias.
SOLIDARIDAD CON LOS TECNOLÓGICOS
Solidaridad con la Universidad Michoacana, es el discurso de la nueva clase política, para que se le dote de un presupuesto digno y suficiente, empero, no veo ni por asomo la misma solidaridad con los institutos tecnológico del estado de Michoacán, que al igual que la Universidad Michoacana, atienden a la juventud de nuestro estado, para evitar que sean carne de caños de los grupos delincuenciales.
Curioso, ni esa nueva clase política de la izquierda revolucionaria que milita en MORENA y otros partidos afines, ni los liderazgos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación han volteado los ojos hacia los tecnológicos, seguramente ahí no ven futuro ni rentabilidad política, empero, estamos en vísperas de que se presente el presupuesto de egresos del gobierno del estado al congreso, ¿se acordarán de los tecnológicos? Veremos…
TERMINARÍA EN HOMICIDIO, ARREGLO ENTRE MORENISTAS
Menudo escándalo en que se están viendo envueltos, algunos actores políticos del partido Movimiento de Regeneración Nacional -MORENA- del Puerto de Lázaro Cárdenas, al revelarse en el “Portal Hidalgo”, la existencia de un “convenio” que por escrito firmaron el diputado federal FELICIANO FLORES ANGUIANO, PEDRO BAUTISTA VÉJAR, PEDRO YAEL BAUTISTA MÁRQUEZ y el síndico municipal MIGUEL ÁNGEL PERALDI SOTELO.
Según se relata en el portal informativo, PEDRO BAUTISTA BEJAR Coordinador Distrital del partido MORENA, se habría comprometido a aportar recursos económicos para la campaña política de FELICIANO FLORES ANGUIANO, a cambio de que. en caso de ganar, le conseguiría un puesto o cargo al síndico municipal MIGUEL ANGEL PERALDÍ SOTELO, ya sea en la cámara de diputados o en el gobierno federal.
Para ocupar el cargo que FLORES ANGUIANO le conseguiría a PERALDÍ SOTELO, éste último solicitaría licencia al cargo de síndico municipal, para que dicho cargo lo ocupara de manera interina, PEDRO YAEL BAUTISTA MÁRQUEZ, hijo de PEDRO BAUTISTA BEJAR, quién, a su vez, se comprometía a respetar los nombramientos hechos por PERALDÍ SOTELO en la sindicatura hasta el 50%.
Lo cierto es que FELICIANO FLORES ANGUIANO no cumplió a PEDRO BAUTISTA BEJAR con lo firmado en el “convenio”, en consecuencia, MIGUEL ANGEL PERALDÍ SOTELO no ha dejado la sindicatura y por lo tanto el hijo de BEJAR BAUTISTA tampoco ha asumido la sindicatura, circunstancias que provocaron el enojo de PERDO BAUTISTA, al extremo de que los amenazó de hacer público el “convenio” ante los medios de comunicación.
Horas después de que PEDRO BAUTISTA BEJAR hubiera hecho la amenaza de hacer público el “convenio” firmado con FELICIANO FLORES ANGUIANO y MIGUEL ANGEL PERALDÍ SOTELO, por su incumplimiento, apareció muerto cerca de su domicilio y las autoridades informaron que murió por ejecutado por un grupo de hombres armados, la noche del pasado miércoles 19 de septiembre.
SE IMPONE UNA SERIA INVESTIGACIÓN
Si bien es cierto que las circunstancias en que perdió la vida PERDO BAUTISTA BEJAR, tiene las características de una “ejecución”, hoy como nunca, la autoridad tiene a su alcance un “móvil” con elementos, que pudieran hacer que les resulten responsabilidades penales a los suscriptores del multicitado “convenio”.
URBANOS PIRATAS, PROPIEDAD DE UNA GASERA
Transportistas que prestan sus servicios en la modalidad de “servicio urbano” de esta ciudad capital, denunciaron a este escribidor, la incursión en el servicio de transporte urbano de la empresa “GAS ECO”, contando, al parecer, con la complicidad de las autoridades de la COCOTRA que dirige MARCO ANTONIO LAGUNAS VÁZQUEZ.
Según lo narrado por los transportistas, cuyas identidades pidieron no se hicieran públicas por seguridad personal, a finales del mes de agosto pasado, se dio el “banderazo” de salida de tres unidades de trasporte ecológico, con una inversión de 9 millones de pesos, las que formarían parte de un parque de 40 unidades que consumen gas natural en lugar de gasolina o diesel.
Lo cierto es que el costo de casi 3 millones de pesos cada unidad de estas, hacen imposible para los transportistas el poder ser sujetos de tal crédito, pues los ingresos de las rutas que ellos trabajan, no serían suficientes para pagar las mensualidades respectivas, aunque la capacidad de dichas unidades sea de casi 60 pasajeros.
ENTRA LA EMPRESA GASERA
Dirigentes de una de las rutas del servicio público urbano, dijeron a este escribidor, que, ante la imposibilidad de los transportistas de adquirir los créditos para comprar dichos camiones, ahora es la empresa “GAS ECO” la que está “rentando” los espacios o lugares en 500 pesos diarios, para que ésta pueda meter camiones de su propiedad.
Como se recordará, los 454 camiones que prestan el servicio urbano de pasajero, ingresaron al servicio como auxiliares de lo que se llamó “Transporte Público de Michoacán”, empresa del estado, cuyas unidades se fueron descomponiendo por falta de mantenimiento, de manera que se dio oportunidad a particulares que la auxiliaran, prestando el servicio urbano.
Desde entonces y a la desaparición de la empresa estatal “Transporte Público de Michoacán”, estos particulares han estado prestando el servicio público, pero sin estar concesionados por la autoridad y en consecuencia, no están reglamentados, no pagan impuestos, no tienen seguro de viajero, etc., lo que los hace un verdadero peligro en caso de accidente, como ya ha pasado.
Finalmente, hay que anotar, que las anteriores circunstancias en que se presta el servicio público de transporte urbano en esta capital por parte de los tradicionales transportistas, son precarias por su propia condición de bajos ingresos y unidades viejas, empero, la empresa gasera GAS ECO” es una empresa con el suficiente capital para que cumpla con la reglamentación debida, sin embargo, la autoridad ha permitido su incursión en el transporte, violando leyes y reglamentos, con unidades “piratas”.
Desde el punto de vista de los transportistas, su temor consiste en que sean desplazados por la empresa gasera en el servicio, pues el usuario preferirá utilizar los camiones nuevos, en detrimento de los viejos que ya existen, condenándolos a obtener menos ingresos, lo que originará salirse del servicio por incosteabilidad y que la empresa gasera se quede con el monopolio del transporte. ¿Lo permitirá el gobernador del estado? Veremos.