Por: Fernando Pérez Chávez

Urgente la Refundación del PRI.

Esta Condenado a Desaparecer.

Aún hay PRI: Víctor Silva Tejeda.

La refundación del PRI parece imposible y la derrota histórica del primero de julio parece el inicio de su desaparición ó de la pérdida del registro en la próxima elección intermedia del 2021, porque quienes conforman la cúpula del Partido Revolucionario Institucional son los mismos.

Claudia Ruiz Massieu, Rubén Moreira, entre otros que no tienen legitimidad ni calidad moral para llevar a cabo la refundación que propuso el ex dirigente nacional priísta, René Juárez Cisneros, luego de que presentó su renuncia como líder de ese instituto político.

Los personajes que conforman la cúpula priístas son los responsables de la derrota del PRI con el aval de la comisión política permanente, luego de la imposición de candidatos, sobre todo los plurinominales e incluso varios de ellos son senadores como Claudia Ruiz o diputados por René Juárez Cisneros y Enrique Ochoa Reza.

La verdad si Claudia Ruiz Massieu tiene vergüenza y dignidad debe de convocar al consejo político nacional para elegir una dirigencia de transición que concluya el periodo de cuatro años de Manlio Fabio Beltrones y que emita la convocatoria en febrero de 2019, para renovar la dirigencia nacional en la participen no sólo los delegados sino toda la militancia y simpatizantes priístas del país.

En el PRI no deben de tener miedo al cambio, para iniciar la profunda refundación que requiere el PRI e incluso cambiarle de nombre que tiene desde hace 72 años y que no refleja la vida del país, sino que es sinónimo de corrupción, amén de que desde que se fundó en 1929 sólo ha tenido dos cambios en 1938 como Partido de la Revolución Mexicana y en 1946 como Partido Revolucionario Institucional.

El PRI debe de tener un cambio de nombre, acorde a las nuevas circunstancia del país, porque en sus principios no existen las exigencias de la participación democrática en la toma de decisiones ni en las exigencias de lucha contra la corrupción.

Por otro lado, ante la amenaza de su extinción, todavía existen priístas como Víctor Silva Tejeda, dirigente del PRI en Michoacán que confían en que se puede refundar para recuperar el poder en la elección intermedia del 2021, pero para ello debe desmarcase de las tribus del senador Ascensión Orihuela Bárcenas y del ex gobernador de Michoacán, Víctor Manuel Tinoco Rubí, responsables de la división en el estado.

Finalmente Silva Tejeda esta consiente de la cruda realidad del PRI, después de la derrota que sufrió el pasado primero de julio y estima que “aún hay PRI” y no descarta que la militancia demande el cambio de nombre y no sería la primera vez, porque asía ha sucedido en dos ocasiones desde que fue fundado en 1929, además de que esta consiente de los errores que se han cometido desde el gobierno y en el partido.