Para quien despacha en Palacio de Gobierno, es decir Silvano Aureoles Conejo, la victoria de Andrés Manuel López Obrador en los comicios pasados, y que lo colocan como virtual presidente de México, no le cayó nada bien y está rumiando su coraje. Se está acabando el té de tila en Michoacán. Y para su desgobierno el efecto MORENA ya se reflejó en su proceder pues anunció que se va a bajar del helicóptero, reducirá el número de giras y las hará por tierra, algo que no es novedoso pues eso lo hizo Lázaro Cárdenas Batel. El Efecto MORENA para Silvano Aureoles Conejo se plasmará en, forzosamente y contra su voluntad, en ahorro y ya no en el dispendio publicitario que hizo cuando andaba tras su sueño guajiro de ser candidato a la presidencia de la república.