Por Héctor Torres

El desabasto de gasolina derivado del combate en contra del robo de combustible, llamado huachicoleo, ha sacado a la luz otros entes a los que ya se les llama “huachi-CULEROS” y estos se encuentran en todas partes, incluidos aquellos que por tener un micrófono se sienten con el poder de desacreditar esa lucha contra la corrupción, así mismo ex presidentes como Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada que tienen una enorme cola, tan grande que no la pueden ocultar. Un ejemplo, el michoacano Calderón Hinojosa, que no hizo nada por su estado natal, abrió una guerra contra el crimen organizado que dejó muchas, muchísimas personas, inocentes, muertas, y a eso él le llamó daños colaterales, ¡vaya cinismo y desvergüenza! De Fox Quesada qué no se puede decir, un inútil, el peor presidente que ha tenido México y cuyas frases, en las que movía primero la lengua y después el cerebro –si lo tiene-, ofendió a las mujeres y con ello a la sociedad. Y ahora los panistas Damián Zepeda, Josefina Vázquez Mota y Juan Carlos Romero Hicks se rasgan las vestiduras por el combate al huachicoleo y callaron, enmudecieron cuando su presidente Calderón Hinojosa soltó el tigre en la lucha contra el crimen organizado. Esa lucha fue un fracaso y el tigre sigue suelto. También priistas como Héctor Yunes Landa callaron y no pidieron a Enrique Peña Nieto que cerrara la válvula al huachicoleo, y cómo lo iban a hacer si éste delito es corrupción y la corrupción no es algo ajeno al PRI. Aquí, en Michoacán, el Señor de los Cielos –que siempre viaja en helicóptero- de pronto se ha querido convertir en un Robin Hood y amenaza con plantones y marchas para “defender” a los ciudadanos y a los maestros, esos a los que siempre desacreditó. Silvano Aureoles Conejo -es el menos preocupado por el desabasto de gasolina, él anda en las nubes viajando en helicóptero- no tiene calidad moral para cuestionar una medida, -que aunque causa desconcierto y enojo, en algunos, y en otros aplausos por el combate al robo de combustible, a la corrupción, pues- porque en los tres años que lleva su desgobierno no ha podido erradicar la inseguridad en el estado  ni el problema de la Secretaría de Salud (desabasto de medicamento) ni de educación y es, un gobernante dizque de izquierda, el único que les ha quitado a mentores y burócratas el ISR en su aguinaldo, ¡vaya gobernadorcillo! A esa grupo de “Huachi-CULEROS” hay que sumarle otro roedor (por el apellido si lo quieren ver de buena manera) Antonio García Conejo, un senadorcillo que como diputado federal lo único por lo que se le recuerda es el table dance (se encueró, pues) que hizo en la Cámara Baja. De ahí en fuera, nada, nada, nada. Otro que se suma a esa lista es el bufón Antonio soto Sánchez, un perico que repite lo que le ordenan en Periférico Paseo de la República 1500.

Infierno

Y por supuesto quien tiene bien ganado El Infierno es Silvano Aureoles Conejo por pretender minimizar el huachicoleo en Michoacán, al decir que solamente hay 30 kilómetros de ductos, pero en esa longitud cuántas tomas ilegales existen. Se estima, oficialmente que son cerca de doscientas. Tarímbaro, Copándaro y Cuitzeo, pueden dar cuenta de ello. Y la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán afirma que decomisó más de 248 mil litros de gasolina en el 2018 en su combate al huachicoleo y a eso habría que agregar la que incautaron fuerzas federales. ¿Esa cantidad de combustible robado no es grave? Parece que para don Silvano Aureoles Conejo, no lo es, y se entiende que lo vea así porque él vuela y no se baja del helicóptero.

 

Purgatorio

Aquí están los diputados locales que se abstuvieron de avalar los nuevos impuestos y el aumento a unos ya existentes.

Paraíso.

El Paraíso es para todos aquellos ciudadanos que, pese a sufrir las consecuencias del desabasto de gasolina, avalan la estrategia del combate a la corrupción y el robo de combustible, contra el huachicol, pues, algo que no se atrevieron a hacer ni Vicente Fox Quesada ni Felipe Calderón Hinojosa ni Enrique Peña Nieto.