¿Por qué tan serios?

Fue un día del culto a la personalidad, a la figura, en este caso, de Silvano Aureoles Conejo, que acudió a entregar su informe al Congreso del estado y para ello se movilizó a cientos de policías que bloquearon el Centro Histórico de Morelia y afectaron a miles de michoacanos a los que impidieron el libre tránsito. Fue un abuso y un despliegue de prepotencia que refleja el nivel del miedo de un gobernante que ha fracasado rotundamente, sobre todo en inseguridad. Ahí, en el Centro Histórico, copando los cafés de los portales, estaban damas luciendo sus mejores trapos y decenas de “guaruras de levita” (quien quiera ver la descripción de esto escuche la canción de Óscar Chávez, ahí se las dejó y el traje le queda a muchos). Proliferaron los lamebotas, los lambiscones, los arrastrados que hacen cualquier cosa con tal de saludar a su jefe, y Michoacán no escuchó el estado irreal que dibujó Aureoles Conejo, y Aureoles Conejo no escuchó a los michoacanos pues, de hacerlo, sabría la opinión que la ciudadanía tiene de él, la real, no la que le hacen creer sus achichincles. Ha, y por el título, pues los Hombres G tienen un disco que se llama La cagaste……Burt Lancaster, y, el nombre queda perfecto para la prepotencia de un informe. La cagaste…….Silvano Aureoles.