*OTRO ASESINADO POR POLICÍAS EN MICHOACÁN.
*LEVANTÓN Y TORTURA.
*RAMÓN MURIÓ EN MANOS DE POLICÍAS.
*NO ES LA PRIMERA VEZ NI SERÁ LA ÚLTIMA.
*RECOMENDACIÓN DE LA CEDH NO CUMPLIMENTADA.
*AMISTADES QUE PERJUDICAN, SILVANO-JUAN BERNARDO.
*ZONA DEPORTIVA DE LOMAS DE HIDALGO SECUESTRADA.
*LOS 6 NUEVOS NOTARIOS.

Por supuesto que no es la primera vez ni será la última en que policía adscritos al mando único de lo que se conoce como “Policía Michoacán” le quitan la vida a un ciudadano y sus jefes, se vuelven cómplices de asesinato, al encubrir a los policías asesinos y tergiversar los hechos para que las carpetas de investigación terminen archivadas, como si no hubiera pasado nada.

Lo anterior viene a colación, por que MIGUEL ANGEL CASTILLO SÁNCHEZ y JUAN ANGEL REYNOSO SOLÓRZANO, habitantes de la cabecera del municipio de Tiquicheo Michoacán, acudieron ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el pasado 6 de febrero con el objeto de interponer una queja en contra de elementos de la Policía Michoacán, a quienes acusaron de haberlos detenido sin motivo y haberlos sometido a torturas físicas, por lo que integró la queja número MOR/121/2019.

De la misma manera, CASTILLO SÁNCHEZ y REYNOSO SOLÓRZANO acudieron a la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde fueron atendidos en la Fiscalía de Delitos de Alto Impacto, en donde se inició la Carpeta de Investigación número 1003201905022, autoridad ministerial en donde ratificaron lo ya antes señalado ante la CEDH.

LEVANTÓN Y TORTURA.

En su narrativa, los privados ilegalmente de su libertad y torturados por los elementos policiacos señalaron, que siendo las 12 del día aproximadamente, estaban afuera del domicilio de MIGUEL ANGEL CASTILLO SÁNCHEZ, ubicado a solo cuadra y media de la plaza principal de Tiquicheo, cuando vieron venir un grupo de patrullas de la policía, las que se detuvieron donde ellos estaban, descendiendo de las mismas varios uniformados los que de inmediato los empezaron a golpear, los revisaron y quitaron sus pertenencias y se los llevaron detenidos.

Bajo la acusación de ser halcones de la delincuencia organizada y vender armas, nos subieron a una patrulla, nos cubrieron el rostro con camisetas y nos trasladaron a la orilla del río que atraviesa el pueblo, en donde nos introdujeron a una casa en donde nos golpearon, nos pusieron bolsas de plástico en la cabeza, nos quemaban con algún objeto metálico y agua en las narices.

Mientras hacían lo anterior, llegó otra patrulla con el señor RAMÓN DE LA TORRE ALVITER y su hijo CARLOS EDUARDO DE LA TORRE VÁZQUEZ, a quienes introdujeron a otra habitación de la que momentos después, se oían lamentos y gritos de terror del señor RAMÓN al que estaban torturando, solo que minutos más tarde, los policías empezaron a gritar con desesperación que el señor RAMÓN “se les había ido” que lo reanimaran.

Momentos después, nos sacaron del lugar y nos llevaron a la comandancia de policía de Tuzantla Michoacán, en donde nos encerraron en el área de barandilla en donde también fuimos objeto de golpes inferidos por la policía de Tuzantla, los que por la noche nos sacaron y nos dejaron ir sin explicación alguna.

Ya en nuestros domicilios, nos enteramos de que el señor RAMÓN DE LA TORRE ALVITER y su hijo fueron detenidos por la policía Michoacán de la misma manera que a nosotros, solo que ellos no habían aparecido, motivo por el que fueron reportados como desaparecidos y ya hoy, fuimos enterados de que el señor RAMÓN apareció muerto y que su hijo CARLOS EDUARDO está detenido.

RAMÓN MURIÓ EN MANOS DE POLICÍAS.

No se requiere ser un gran investigador ni nada parecido para concluir que por las circunstancias en que RAMÓN DE LA TORRE ALVITER y su hijo fueron detenidos y privados de su libertad por elementos policiacos y el testimonio de haber sido sometido a torturas, para luego aparecer muerto el primero de ellos, se evidencia de manera circunstancial por lo menos, que los policías asesinaron al señor DE LA TORRE ALVITER.

NO ES LA PRIMERA VEZ NI SERÁ LA ÚLTIMA.

No es la costumbre de este escribidor abordar temas policiacos, sin embargo, en esta ocasión se hace pertinente abordarlos y denunciar a la opinión pública, la manera de actuar de la Policía Michoacán, cuyos elementos asumen conductas criminales protegidos por la más amplia y vergonzosa impunidad.

Como no recordar la muerte de dos personas el 20 de marzo del año 2017, las que fueron detenidas por la tarde en las instalaciones de “Espacio Las Américas”, por elementos de la Policía Michoacán para ser trasladados al área de barandilla, sin embargo, a las 23:30 de la noche, varias horas después de su detención, fueron reportados como muertos por atropellamiento uno de ellos y el segundo por golpes contusos recibidos por un “enfrenón” de la patrulla policiaca.

Claro que se calificó en ese momento de “muerte extraña” de ambas personas, pues no es posible que policías lleven en la caja de una camioneta patrulla a un detenido sin las “esposas” correspondiente, lo que, según elementos policiacos, originó que el detenido se lanzara al arrollo vehicular para ser atropellado y muerto por otro vehículo que “venía siguiendo a la patrulla” y que luego del atropellamiento, se dio a la fuga, sin ser capturados hasta la fecha..

Si lo anterior suena increíble, más lo es, el hecho de que el otro detenido haya muerto esposado a la caja de la camioneta patrulla, a consecuencia de los golpes contusos que se provocó al enfrenar bruscamente el vehículo policiaco, cuando el primero de los fallecidos, “brincó” hacía el arrollo vehicular y la patrulla tuvo que frenar, reitero, bruscamente.

Si lo anotado resulta ridículo como argumento de los policías como causales del deceso de los detenidos, tal ridículo se magnifica, al ser revisados los videos del centro comercial “Especio Las Américas” en donde los dos detenidos y posteriormente muertos, no tenían ninguna lesión visible en el rostro ni lesión alguna que impidiera su desplazamiento normal.

Lo anterior, en virtud de que en la necropsia practicada al cadáver del sujeto que murió por los golpes del enfrenón, el médico legista señala en su dictamen: “Causa que determinó la muerte: Fractura luxación occipitoatloidea con sección medular completa en persona politraumatizada.”

En palabras simples, el occiso falleció por desnucamiento al seccionarse la medula espinal, sin embargo, en el examen externo del cadáver, encontró lesiones en las extremidades, particularmente en los antebrazos y en el examen interno, señala: “Se retira peto esternal, se disecan ambos pulmones, los cuales se encuentran contundidos en su cara posterior y lóbulo basal, con salida de liquido hemático en moderada cantidad (Pulmón derecho 300 gr., pulmón izquierdo 250gr.) …”

Las interrogantes, entre otras muchas, que no han podido contestar los “investigadores de la Procuraduría General de Justicia del Estado, es que si bien es cierto que cabe la posibilidad de que con el enfrenón el occiso perdiera la vida por desnucamiento, ¿de donde salieron las lesiones en sus extremidades inferiores y superiores?

Así como las lesiones de los pulmones, lesiones que perforaron los pulmones y permitieron la salida de líquido hemático (sangre) en el interior de ellos, si como ya se dijo, murió por desnucamiento, no era posible que los pulmones sangraran por esa causa, ya que el corazón se paralizaría inmediatamente al darse el seccionamiento de la medula espinal.

RECOMENDACIÓN DE LA CEDH NO CUMPLIMENTADA.

Como se advierte de lo anotado, hay elementos para inferir que la muerte de estas personas no fue por las causas que los policías argumentan, tan es así, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió una recomendación a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, como a la Procuraduría General de Justicia del Estado, para que se haga una profunda investigación sobre los hechos, pues la CEDH presume la comisión de delitos, particularmente el de homicidio.

Hoy, es fecha que ni la SSPE ni la PGJE han informado a la CEDH el cumplimiento de la recomendación aludida, aunque se sabe extraoficialmente, que la PGJE si inició una carpeta de investigación al respecto, pero nadie sabe de sus avances ni resultados, lo cierto es que ya estamos por cumplir dos años de tales sucesos y estos siguen en la impunidad.

AMISTADES QUE PERJUDICAN, SILVANO-JUAN BERNARDO.

Para nadie es desconocida la liga de amistad entre el titular del poder ejecutivo y el secretario de seguridad pública estatal, sin embargo, pareciera que la amistad abusada, ha sido la base de los desmanes y abusos de autoridad que ocurren al interior de la secretaría de seguridad pública para con los gobernados.

ZONA DEPORTIVA DE LOMAS DE HIDALGO, SECUESTRADA POR EMPRESA.
(VER FOTOGRAFÍA)

Como se puede apreciar en la gráfica, un espacio deportivo que se construyó en una zona de donación cuando el INFONAVIT desarrolló el fraccionamiento “Lomas de Hidalgo”, para disfrute de sus vecinos, sobre la Avenida del Maestro, ha sido “expropiado” por utilidad privada de una agencia de autos, circunstancia que ocurre desde la administración independiente, empero, la nueva que encabeza RAÚL MORÓN, no ha hecho nada por remediarlo.

LOS 6 NUEVOS NOTARIOS.

Hace aproximadamente 2 meses el Colegio impartió unos cursos de certificación notarial, con costo, por participante de 20,000.00 pesos. Estos cursos fueron hechos públicos y participaron cerca de 25 aspirantes a notario. El cumplimiento de los mismos, -curso y examen- cumplía uno de los requisitos necesarios para obtener nombramiento de notario, en notarias, no de nueva creación, sino vacantes.

De conformidad con el último párrafo del artículo 23 de la Ley del Notariado, el Ejecutivo tiene facultad de nombrar notarios, en notarias vacantes, reitero no de nueva creación, con tal que el solicitante acredite el curso de actualización o certificación y presente examen practicado por el Colegio de Notarios, en términos de ley.

Así las cosas, el gobernador SILVANO AUREOLES CONEJO, en uso de las facultades que le otorga la ley, designó a LAURA GONZÁLEZ MARTÍNEZ (No es la subsecretaria de la SECOM), en la Notaría Pública número 35 de Tacámbaro; JOSÉ MAURICIO MORALES SÁNCHEZ, en la 38 de Zitácuaro; y FERNANDO PULIDO MACIEL en la 56 de Los Reyes, a ALEJANDRA GARCÍA CUEVA en la Notaría Pública número 65 de Sahuayo; MARCO VINICIO AGUILERA GARIBAY en la 95 de Morelia; y JULIO ÁLVARO RAMÍREZ SÁNCHEZ en la 143 de Sahuayo.