El objetivo es garantizar que el servicio que ofrecen esté apegado a la normatividad estatal y federal.

Morelia, Michoacán, a 01 de agosto de 2018.- La Secretaría de Salud, a través de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), realizó un operativo para inspeccionar clínicas, sanatorios y ambulancias privadas, que tenían reportes de incumplir con una serie de disposiciones legales, para garantizar que los servicios que brindan a mujeres embarazadas se efectúen apegados a la normatividad.

De acuerdo con los resultado obtenidos tras la inspección sanitaria, se pudo constatar que en cinco sanatorios y clínicas privadas ubicadas en tres municipios del estado –Apatzingán, Morelia y Zacapu-  existen diversas irregularidades que deben ser subsanadas, desde la carencia de licencias sanitarias, ausencia de comités intrahospitalarios y quirófanos que no cuentan con la infraestructura necesaria para garantizar un servicio de calidad, por lo que se procedió a emitir sellos de suspensión y avisos de seguimiento.

Una de las inspecciones efectuadas fue a una ambulancia de cuidados intensivos de una empresa privada que tenía reporte de ofrecer el servicio en condiciones inadecuadas, además de carecer del equipo médico indispensable para bridar una atención apropiada. El resultado de la supervisión establecía lo siguiente:

“No cuenta protocolos de procedimiento; no cuenta con logos de ambulancia; no existe evidencia de coordinación logística con el CRUM; no presenta bitácora de mantenimiento de equipos; algunas luces de torreta no prenden; el sistema de iluminación de la cabina es baja; apéndices normativos de A al D no presenta algunos recursos físicos de apoyo; equipo médico, suministros, medicamentos y soluciones señalados en los apéndices”.

Las inspecciones efectuadas por la COEPRIS también comprendieron clínicas y sanatorios privados orientados a la atención materno-infantil que tenían reportes de haber brindado una atención inadecuada, lo que puso en riesgo la salud de las mujeres que fueron atendidas en dichos nosocomios.

En uno de los sanatorios supervisados, ubicado en el municipio de Zacapu, fueron encontradas las siguientes deficiencias: Carencia de licencia sanitaria y una serie de irregularidades en los quirófanos, por lo que se procedió a colocar sellos de suspensión como medida de seguridad.

En una clínica de urgencias médicas, también localizada en el municipio de Zacapu, fueron detectadas diversas anomalías, entre las que destacan: carencia de un comité intrahospitalario, lineamientos y procedimientos para la atención de los pacientes, ausencia de bitácoras de trabajo que documenten la atención que se brindó en los partos y cesáreas.

En las inspecciones que llevaron a cabo en una clínica privada ubicada en la capital michoacana, se detectó que laboraba sin contar con la licencia de operación que exige la norma para brindar diversos servicios como transfusión sanguínea y rayos X. También encontraron diversas anomalías como la inexistencia del comité intrahospitalario o realizar cirugías en quirófanos que no cuentan con la infraestructura necesaria para brindar un servicio adecuado.

Las inspecciones continuarán los próximos días en una clínica médica ubicada en Morelia y un sanatorio en Apatzingán. El objetico es garantizar que estos establecimientos cuenten con la documentación requerida y presten los servicios conforme lo establece la normatividad estatal y federal.