Por Héctor Torres

Creí que la represión laboral era cosa del pasado, pero está vigente en la administración de Silvano Aureoles Conejo, concretamente en la Secretaría de Salud. Ahora que Aureoles Conejo está, loablemente, empecinado en mejorar la salud de los michoacanos debe saber que no todo es infraestructura y equipamiento, están los recursos humanos, sobre todo los de abajo, los que, en este caso, atienden a los enfermos, los que dan la cara por el gobierno de Silvano y, en la orilla opuesta, están los jefes de departamento, subdirectores directores o como les quieran llamar que simplemente dan órdenes y, en ocasiones, erróneas lo que, en el caso de salud, es imperdonable. En este caso se encuentra un tal Aldo Bucio Aguilar al que, cuando le hacen ver que sus indicaciones están mal, responde con la frase de los ineptos, de los que se marean en el tabique por el nombramiento que le dieron, esa frase, sí, ya la adivinaron, “no sabes con quién te metes”. Este es el argumento que sueltan los inútiles, y son estos, precisamente, quienes dañan la imagen del gobierno de Silvano Aureoles Conejo.